Noticias

Noticias de interés sobre el mercado inmobiliario y la arquitectura.

ILUSIONES ÓPTICAS PARA AMPLIAR UN SALÓN PEQUEÑO

1.

GUÍA LA MIRADA AL EXTERIOR.

Deja libre el espacio frente a las ventanas. Se trata de no frenar la entrada de luz y dirigir la vista al exterior. 

2.

MUEBLES DE POCA ALTURA.

Butacas bajas, pufs y banquetas son ideales para equipar el salón sin obstaculizar su visión global. Y eso permite ganar profundidad. 

3.

UNA ESTANTERÍA HORIZONTAL.

Ocupa menos espacio visual que una estantería, de las mismas medidas, colocada en vertical.

4.

CREA UN ORDEN GEOMÉTRICO.

Como en este salón, en que sofás y banqueta dibujan un triángulo. Te ayudará a delimitar la zona de estar y distribuirla con equilibrio. 

5.

LA ILUSIÓN DE LOS CUADRADOS.

Con rayas verticales, el cuadrado parece más bajo y ancho. Con rayas horizontales, un cuadrado del mismo tamaño se percibe más alto y estrecho. 

1 – HAZ QUE PAREZCA MÁS GRANDE

Un espacio puede verse más grande de lo que es.

A finales del siglo XIX, el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909) explicó cómo lograrlo con la teoría de los círculos Titchener. Observó que el mismo círculo parece mayor si se rodea de círculos más pequeños, y menor cuando los círculos son más grandes. ¿Por qué ocurre esto? Pues porque percibimos la dimensión en relación con el tamaño de los elementos que nos rodean (tamaño relativo).

Así que, para que un espacio pequeño se perciba grande, equípalo con muebles de pequeño formato.

Además, ten en cuenta que sin un punto focal, un salón, aunque sea amplio o tenga asientos cómodos, tiene poco equilibrio. Puedes convertir el sofá en el punto focal de la sala, rodeándolo de asientos más pequeños. Tu salón no se verá más amplio, pero te resultará más agradable.

2 – CREA SENSACIÓN DE PERSPECTIVA

Para crear profundidad, el truco consiste en sugerir distancias.

El cerebro sabe que los objetos que están más lejos se ven más claros y con menos detalles (o sea, más difuminados). Este efecto se conoce como “gradiente de texturas” y se debe a las investigaciones realizadas por el psicólogo norteamericano James J. Gibson durante la segunda Guerra Mundial.

¿Por qué no aplicar esta ilusión para incrementar la perspectiva de tu salón? Basta decorar la pared o los muebles que quieres percibir más lejanos con tonos suaves y lisos. Y viceversa: incluye texturas en lo que deseas “acercar”. Para potenciar la perspectiva, no dejes que ningún mueble obstaculice la percepción global del espacio. Para el cerebro, un espacio vacío, como un cielo despejado, implica lejanía. Por eso es también muy importante potenciar las vistas. Deja libre el espacio frente a las ventanas y abre las cortinas, para que la mirada no encuentre obstáculos y se dirija, casi inconscientemente, al exterior.

3 – ADELGAZA CON RAYAS HORIZONTALES

Peter Thompson, un psicólogo experto en percepción de la Universidad de York (Reino Unido), confirmó en 2008 que, a diferencia de lo que se cree, son las rayas horizontales, y no las verticales, las que estilizan los espacios y los cuerpos. En 1860 ya lo había descubierto el físico alemán Hermann von Helmholtz, con la ilusión de los cuadrados. Para ese efecto, tomó dos cuadrados de igual dimensión en cuyo interior dibujó rayas paralelas del mismo ancho y separación entre sí. Y observó que el cuadrado con líneas horizontales se percibía como más alto y estilizado.

Fuente: EL MUEBLE.